Terapia Ocupacional: la importancia de la motivaci贸n y las rutinas

afaga alzheimer terapia ocupacional rutinas

Se han publicado algunas investigaciones en las que se equipara la intervenci贸n de la terapia ocupacional en la enfermedad de Alzheimer con la efectividad de los tratamientos farmacol贸gicos, es importante comenzar con la intervenci贸n lo antes posible para retrasar la evoluci贸n de la enfermedad y mantener al m谩ximo la autonom铆a de las personas.

Este interesante art铆culo de una de las terapeutas ocupacionales de AFAGA, Cecilia Touceda Rey, nos acerca un poco m谩s al mundo de la terapia ocupacional. Qu茅 es, para qu茅 sirve, c贸mo se aplica en los centros y c贸mo pueden utilizarla los cuidadores en su d铆a a d铆a.

Terapia ocupacional:
la importancia de la motivaci贸n y las rutinas para mantener las actividades de la vida diaria

Se han publicado algunas investigaciones en las que se equipara la intervenci贸n de la terapia ocupacional en la enfermedad de Alzheimer con la efectividad de los tratamientos farmacol贸gicos, es importante comenzar con la intervenci贸n lo antes posible para retrasar la evoluci贸n de la enfermedad y mantener al m谩ximo la autonom铆a de las personas.

La demencia es un s铆ndrome (generalmente de naturaleza cr贸nica o progresiva) caracterizado por el deterioro de la funci贸n cognitiva.

Cuando un usuario llega a nuestros centros siempre se realiza una valoraci贸n por parte del terapeuta ocupacional. La valoraci贸n se centra en conocer los intereses de la persona, sus rutinas diarias y h谩bitos personales. Para eso, se pregunta a su familia sobre:

– Actividades b谩sicas de la vida diaria (ABVD): Son las referentes al autocuidado: movilidad (caminar, escaleras, bipedestaci贸n, trasferencias…), vestido, alimentaci贸n (referido al acto de comer y degluci贸n), higiene personal (bucal y facial, afeitado y peinado), ba帽o (en ducha o ba帽era), incontinencia (vesical y anal).
– Actividades instrumentales de la vida diaria: Son las que realizamos para interaccionar con nuestro entorno m谩s inmediato: cuidado de la casa/ habilidades dom茅sticas (hacer la cama, lavar platos, cuidado de ropa etc…), preparaci贸n de alimentos, manejo de dinero, manejo de transportes, manejo de medios de comunicaci贸n (tel茅fono, escritura, etc.), manejo de medicaci贸n, manejo de recursos sociosanitarios.

Esta informaci贸n nos proporciona una idea del funcionamiento diario de la persona, sus gustos y preferencias. As铆 podremos centrar la intervenci贸n, potenciar su autonom铆a, disminuir la apat铆a y retrasar la evoluci贸n.

En los centros existen diferentes programas de actividades de Terapia Ocupacional que utilizamos en contexto grupal, para potenciar las funciones cognitivas/funcionales alteradas pero, sobre todo, trabajar la atenci贸n del usuario, seguir unas rutinas en las actividades y potenciar sus habilidades. Algunos ejemplos son actividades de orientaci贸n a la realidad, uso de reminiscencia para evocar recuerdos, actividades
manuales (laborterapia), uso de la m煤sica como recurso terap茅utico, actividades f铆sicas (movilizaciones, psicomotricidad鈥), salidas a la comunidad, etc.

En todo el tratamiento, el terapeuta ocupacional, utiliza la actividad con prop贸sito, con un an谩lisis previo y unos objetivos claros. En la actividad es importante observar c贸mo se inicia, como se ejecuta y como sigue una secuencia de conductas dirigidas hacia una meta.

Pero como ya comentamos, lo m谩s importante son las actividades b谩sicas e instrumentales de la vida diaria. Estas se tienen que realizar un gran n煤mero de veces a lo largo del d铆a. Si tuvi茅semos que concentrarnos en ellas cada vez que las realizamos nos supondr铆a un gran esfuerzo. De ah铆 que el ser humano las convierta en lo que llamamos rutinas. Por ejemplo, cuando aprendemos a conducir necesitamos 芦estar pendiente禄 de mirar hacia delante, los pedales, las marchas, etc.. Una vez que adquirimos las rutinas podemos mantener una conversaci贸n con otra persona, estar
pensando en otra cosa, etc.

Estas 芦actividades automatizadas禄 engloban a casi todas las actividades de la vida diaria. Hay que insistir en que la carga de todas estas tareas recae sobre la figura del cuidador, que no es un profesional de la salud, y al que la supervisi贸n casi constante, la implicaci贸n emocional, la responsabilidad,鈥 sobrepasa en muchos casos.

Tambi茅n es 茅l, el cuidador, la persona que m谩s puede hacer para que la exigencia en la realizaci贸n de las AVD sea menor, facilitando al enfermo, estimul谩ndolo, y para dar continuidad a las actuaciones terap茅uticas.

Para hacer m谩s comprensible, m谩s sana, m谩s f谩cil de llevar esta enfermedad.

Consejos para los cuidadores

Se presenta una serie de consejos generales sobre el abordaje, desde el punto de vista del cuidador, de las AVD, y que nos ayudar谩n a mantener la autonom铆a y mejorar el funcionamiento diario de nuestros usuarios:

  • Mantener un horario constante de comidas, higiene, etc. Tambi茅n una secuencia, siempre la misma, de las AVD.
  • Vigilar y poner especial cuidado en la regularidad del ciclo vigilia-sue帽o.
  • Mantener un entorno lo m谩s estable, seguro, sencillo, facilitador, orientador, adaptado y tranquilo posible, tanto f铆sico como familiar.
  • Adelantarnos a sus necesidades, pero sin sobreprotegerlos, estimulando su autonom铆a.
  • Realizar actividad f铆sica adaptada diariamente o tan frecuente como sea posible.
  • Mantener una estructuraci贸n de las actividades diarias.
  • Dar tiempos de tranquilidad y relajaci贸n.
  • Mantener y estimular las capacidades conservadas del individuo.
  • Estimular la repetici贸n de gestos cotidianos y que participen de la vida cotidiana en el domicilio.
  • Estimulaci贸n de aspectos cognitivos de la persona.
  • Simplificar tempranamente y al m谩ximo las tareas de autocuidado. Todas se descomponen en otras m谩s f谩ciles, que puede que hagan sin ayuda.
  • Repetir instrucciones en cada paso.
  • Estimular el habla y cualquier comunicaci贸n con el exterior. De una forma adecuada, sencilla y clara.
  • Orientaci贸n temporo-espacial constante.
  • Asesorarse acerca de los h谩bitos molestos, alteraciones del estado de 谩nimo, trastornos del comportamiento que acompa帽an a la enfermedad.
  • La seguridad propia y la de los dem谩s es imprescindible y deberemos buscarla siempre.
  • Mantener un intercambio social aceptable.
  • Buscar las actividades de ocio y tiempo libre m谩s motivadoras y participativas para el enfermo.
  • Estar alerta ante el resto de enfermedades, y d茅ficits sensoriales (vista, o铆do, etc..), de las cuales no est谩n libres. Con la comunicaci贸n disminuida deberemos fijarnos en las se帽ales de enfermedad.
  • Normalizar las repercusiones de su conducta. Comprender su estado, su
    enfermedad. Ser flexible y pacientes. La discusi贸n aumentar谩 su confusi贸n.
  • En la continuidad del plan de tratamiento radica su efectividad.

Desde nuestros centros trabajamos usando el prop贸sito y la motivaci贸n del usuario, crear rutinas y facilitar el d铆a a d铆a intentando potenciar al m谩ximo su autonom铆a.

Cecilia Touceda

Terapeuta Ocupacional de AFAGA

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Scroll al inicio