“Le digo varias veces que está radiante. Y ella se mira de arriba abajo, alisándose la blusa y mesándose el cabello, impecablemente peinado y blanco. Coqueta y encantadora. Haciendo tintinear su pulsera. Me anima confirmar que parece despejada y activa. Porque hoy, vamos a iniciar juntas una nueva terapia. Sesión de reminiscencia se llama.” 

[…]  “Y es que los recuerdos están ahí, sólo necesitan ser pulsados como las teclas de un piano para que la memoria reproduzca sus notas. Melodía de recuerdos en el pentagrama de la mente”.

Este es un extracto de este precioso relato que habla de recuerdos, sentimientos y el cariño de una hija que no se resigna a dejar que su madre pierda el hilo que la ha conectado con su pasado. ¡Una lectura emocionante!

Lee el relato ‘La filmoteca de los recuerdos perdidos’

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − = 9