Estilo de vida y enfermedad de Alzheimer

afaga alzheimer estilo de vida y alzheimer

Cada vez hay m谩s pruebas de que algunos factores del estilo de vida est谩n relacionados con el desarrollo del alzh茅imer, o lo contrario, hay factores en nuestro estilo de vida que pueden ayudar a protegernos, retrasar la aparici贸n de la enfermedad, o incluso, provocar que la evoluci贸n sea lenta. Muchos de ellos son potencialmente modificables e incluyen el tabaquismo, la actividad f铆sica, la educaci贸n, el compromiso social, la estimulaci贸n cognitiva y la dieta. La modificaci贸n de la mayor铆a de estos factores tiene otras ventajas para la salud, aumentando los beneficios potenciales al modificar el estilo de vida del individuo.

Este interesante art铆culo de Carlos Spuch, Investigador Senior del Instituto de Investigaci贸n Sanitaria Galicia Sur (IISGS), explica las 煤ltimas聽 investigaciones sobre las causas de la enfermedad y demuestra c贸mo nuestro estilo de vida s铆 influye en la aparici贸n de determinadas enfermedades, entre ellas, las neurodegenerativas.

No es posible evitar que aparezca la enfermedad, pero s铆 se puede retrasar su aparici贸n y, sobre todo, envejecer con calidad.

Estilo de vida y
enfermedad de Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer es la demencia m谩s com煤n en tanto en Europa como en Espa帽a y, de muy especial relevancia en Galicia. La Federaci贸n Alzh茅imer Galicia calcula que en Galicia sufren esta enfermedad unas 70.000 personas siendo, seg煤n la OMS, la tercera causa de discapacidad en personas mayores de 60 a帽os.

Uno de los grandes h谩ndicap a los que nos enfrentamos es que, a pesar de los muchos esfuerzos realizados, no conocemos el origen de la enfermedad. Esto lo que est谩 provocando es que se retrase la aparici贸n de nuevos f谩rmacos o terapias que ayuden, si no es a curar la enfermedad, al menos a retrasar su aparici贸n y evoluci贸n.

Las teor铆as cl谩sicas sobre el origen del alzh茅imer han fallado. Estas son: la teor铆a del amiloide y a teor铆a de Tau. Obviamente, son dos sucesos que aparecen en la mayor铆a de los casos de alzh茅imer pero, si algo que tenemos claro, es que son dos sucesos secundarios a un evento primario desconocido.

Una de las grandes esperanzas de los 煤ltimos a帽os es que aparecieron nuevas teor铆as que podr铆an causar la enfermedad de Alzheimer, como son:

1) Teor铆a de la infecci贸n por hongos en el cerebro
2) Teor铆a de un fallo en la neurog茅nesis
3) Teor铆a de un fallo de la barrera hematoencef谩lica
4) Teor铆a de un da帽o en las neuronas del Locus Ceruleus
5) Teor铆a de una activaci贸n temprana de los astrocitos en el cerebro.

El futuro nos dir谩 si alguna de estas teor铆as es cierta o si aparezcan nuevas l铆neas de investigaci贸n. No obstante, la investigaci贸n avanza y da frutos. Durante este 煤ltimo a帽o se publicaron varios trabajos muy interesantes que demuestran algo que en los laboratorios de investigaci贸n sospechamos desde hace tiempo: El origen de la enfermedad de Alzheimer no ocurre en cerebros 鈥渕ayores鈥 sino que, con mucha probabilidad, sucede durante nuestra juventud.

En un estudio realizado en el Instituto Karolinska de Estocolmo, se demuestra que 20 a帽os antes de que aparezcan los primeros s铆ntomas, ya ocurren cambios en nuestro cerebro. En otro estudio realizado en Suiza con cerebros de gente joven que muri贸 por accidentes deportivos, se encontr贸 que alguna de estas personas ya ten铆an placas de amiloide y Tau hiperfosforilado en el cerebro. Esto nos quiere decir que, lo que sea que provoque la enfermedad, est谩 sucediendo cuando somos j贸venes, quiz谩 durante nuestra adolescencia, o qui茅n sabe si antes.


Podemos retrasar su aparici贸n

Sin embargo, no todo es oscuridad en esta enfermedad, cada vez hay m谩s pruebas de que algunos factores del estilo de vida est谩n relacionados con el desarrollo del alzh茅imer, o lo contrario, hay factores en nuestro estilo de vida que pueden ayudar a protegernos, retrasar la aparici贸n de la enfermedad, o incluso, provocar que la evoluci贸n sea lenta. Muchos de ellos son potencialmente modificables e incluyen el tabaquismo, la actividad f铆sica, la educaci贸n, el compromiso social, la estimulaci贸n cognitiva y la dieta. La modificaci贸n de la mayor铆a de estos factores tiene otras ventajas para la salud, aumentando los beneficios potenciales al modificar el estilo de vida del individuo.

Una evidencia sobre c贸mo cambiando la nutrici贸n y el ejercicio f铆sico se puede alterar el desarrollo de la enfermedad es que, s贸lo cambiando la dieta hacia h谩bitos de vida saludables, realizando ejercicio f铆sico, y manteniendo una correcta actividad mental se puede retrasar el inicio de la enfermedad de 5 a 7 a帽os. Aunque esto no parezca mucho num茅ricamente hablando, en realidad es much铆simo. Significa que si una persona empieza a tener los s铆ntomas cl谩sicos de la enfermedad con 60-65 a帽os los retrasar铆a hacia los 65-70 a帽os. Teniendo en cuenta el alto coste social y econ贸mico de la enfermedad, muy especialmente en las familias, y que una persona con alzh茅imer necesitar铆a de 3 cuidadores, estos 5 a帽os son mucho.

Adem谩s de retrasar el inicio de la enfermedad 5 a帽os, si se logra que la persona con alzh茅imer mantenga una correcta actividad f铆sica, mental y nutricional, teniendo en cuenta que es complicado, se conseguir铆a que el desarrollo de la enfermedad sea m谩s lento y paulatino. Al final, si lo logr谩semos y tuvi茅semos la fuerza de voluntad de cambiar estos factores de nuestra vida, lograr铆amos algo muy importante, que es envejecer con calidad.

驴Qu茅 se entiende por ejercicio f铆sico?

Para explicaros los 煤ltimos estudios de como el ejercicio f铆sico nos puede ayudar a proteger nuestras vidas de esta enfermedad tan devastadora, quiero aclarar algo muy importante y que la gente pregunta 驴Qu茅 es hacer ejercicio f铆sico?

Mucha gente cree que hacer ejercicio f铆sico es practicar un deporte a nivel profesional o incluso a nivel amateur de una forma seria. Esto es un NO rotundo. Practicar deporte es bueno por muchos motivos, pero no es hacer ejercicio f铆sico. Realizar actividad f铆sica es algo m谩s sencillo que esto, y que TODO EL MUNDO LO PUEDE REALIZAR, es andar 20-30 minutos cada d铆as un par de d铆as a la semana, bailar, nadar, hacer jardiner铆a, realizar actividades organizadas como el Taich铆, o actividades de gimnasia acu谩tica, etc.

Si tratamos de responder esta pregunta, pero en un caso muy especial y real, como qu茅 es hacer ejercicio f铆sico en una persona con demencia, no encontramos consenso entre los expertos, porque depende de cada enfermo. Muchos expertos dicen que actividad moderada de 150 minutos a la semana, pero en sesiones de 10-15 minutos diarios en forma de paseos matinales, ver tiendas y realizar jardiner铆a por la tarde.

En ambos casos, hay algo que es importante entender. Realizar actividad f铆sica depende de cada persona, hay gente que le gusta pasear, a otra le apasiona nadar, a otra la jardiner铆a, a otra el baile, y a otra las artes marciales. Lo importante es que cada uno se adapte a sus gustos, pero que realice actividad f铆sica. Vencer esto y lanzarse a vivir y disfrutar de lo que nos ofrece la vida est谩 en nuestra mano, y es la diferencia entre la gente que padeciendo una enfermedad la lleva bien y hasta la considera una segunda oportunidad para vivir, de los que se dejan llevar y acaban con largos y prolongados a帽os encerrados en casa y dentro uno mismo.

Sobre como el ejercicio f铆sico es capaz de modular nuestro cerebro a nivel estructural y molecular lo conocemos desde hace muchos a帽os. Es bien sabido que realizar ejercicio incrementa el n煤mero de sinapsis en nuestras neuronas (conexiones entre neuronas).

Adem谩s, la actividad f铆sica provoca una liberaci贸n de sustancias (factores de crecimiento y hormonas) por parte de los m煤sculos y otros 贸rganos que son capaces de entrar en el cerebro y ayudan a mejorar nuestra memoria, adem谩s de hacer que nos sintamos bien.

驴Qui茅n no ha experimentado estos efectos a lo largo de nuestra vida? Lo sabemos, hasta sin explicaciones cient铆ficas, cuando logramos realizar una actividad f铆sica de una forma constante y durante un periodo de tiempo medio (durante unos meses) nos encontramos mucho mejor, cognitivamente estamos m谩s r谩pidos, tenemos una capacidad de memorizar y aprender mayor, y sobrellevamos mejor los periodos de estr茅s y cargas de trabajo o familiares excesivas.

Esperanza para el futuro

Personalmente estoy convencido que en el futuro se va a descubrir un f谩rmaco, o varios f谩rmacos que puedan curar la enfermedad de Alzheimer, y muy聽 probablemente a corto plazo se podr谩 obtener alguno que retrase la enfermedad. Sin embargo, esto es algo que va a depender de un fuerte impulso de la investigaci贸n a nivel mundial. Que estos cambios puedan llegar a nuestro pa铆s de una forma r谩pida, solo depender谩 de los esfuerzos que se hagan en investigaci贸n ahora y en los pr贸ximos a帽os en nuestro pa铆s. Estamos muy acostumbrados a que los problemas nos los arreglen otros pa铆ses y la propia inercia y desarrollo europeo hace que esos cambios acaben llegando a Espa帽a con 30 a帽os de retraso.

Esto, no solo depende de nuestros diferentes gobiernos e instituciones, depende principalmente de nuestra sociedad, es decir, de nosotros mismos. El hecho de que la sociedad reclame que se invierta de verdad en investigaci贸n en nuestro pa铆s, y que se haga de forma espec铆fica en esta dram谩tica enfermedad, es uno de los est铆mulos m谩s fuertes que se puede hacer.

Mientras todo esto no ocurre, solo podemos hacer una cosa, tambi茅n muy importante -no s贸lo para frenar el alzh茅imer, sino muchas enfermedades metab贸licas y vasculares graves-, cambiar nuestros h谩bitos de vida hacia una dieta saludable y realizar una actividad f铆sica, suave, que nos guste y de forma regular.

Carlos Spuch Calvar
Investigador Senior del Instituto de Investigaci贸n Sanitaria Galicia Sur (IISGS)
Hospital 脕lvaro Cunqueiro de Vigo
E-mail: carlos.spuch.calvar@sergas.es

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Scroll al inicio