Apenas habían transcurrido unos meses, y Pablo, infatigable, todos los domingos me formulaba su pregunta rutinaria: «Papá, ¿cuándo visitaremos al abuelo?»… Cada vez que escuchaba esas palabras abandonar su párvula boca, me estremecía. No sabía dónde meterme ni qué responder. Me faltaban excusas por poner; el henchido saco de pretextos y mentiras piadosas que portaba sobre mi conciencia, comenzaba a rasgarse. ¡Cómo le iba a explicar a un mico de seis años lo que realmente ocurría! […]

Así comienza ‘El mejor antídoto’, un relato entrañable cuyo autor, Alfonso Quero González, nos acerca al mundo los abuelos y los nietos, y el cariño infinito que se establece entre ambos. Una relación que no tiene fronteras y no entiende de enfermedades. Un relato para recordar.

‘El mejor antídoto’ quedó finalista en la categoría de Estilo en el IV Concurso de Relatos Cortos sobre Alzheimer ‘En un Rincón de la Memoria’.

Pincha aquí para leer el relato EL MEJOR ANTIDOTO

2 pensamientos sobre “‘El Mejor Antídoto’”

  1. Qué bonito suena. Y qué duro cuando la realidad es completamente opuesta. Tengo 3 hijos y vivo a 600 km de mis padres.
    Mi padre tiene Alzheimer y cada vez que vengo a visitarlos, desde hace más de 1 año al mayor lo tiene cruzado. No puede sentarse en el sofá porque le grita, no puede coger el mando a distancia, abrir una puerta, caminar por el pasillo!!! No puede verlo delante de él porque le pega un grito desproporcionado.
    La pequeña tiene 3 meses y cada día pregunta “quien Es ese niño? De quién es?” Da igual que estemos 2 semanas con ellos en casa, cada dia lo pregunta varias veces.
    Al mediano es al único al que parece que reconoce y no le grita. No le molesta…

    Vamos. Que muy idílico eso del amor del abuelo enfermo con los nietos pero en mi caso se ha convertido en una tortura para mi hijo mayor…

    Saludos

    1. Sí, la enfermedad de Alzheimer provoca a veces situaciones muy complicadas y duras. Mucho ánimo y explica bien todo esto a tu hijo mayor, tiene que comprender que quien actúa así no es su abuelo, si no que es el resultado da una enfermedad neurodegenerativa. Hay varios libros y cuentos que pueden ayudarle a comprender mejor todo esto: La abuela durmiente, La maleta del abuelo o Mi abuela no se acuerda de mi nombre. Estos son algunos ejemplos, pero es una buena forma de que los niños entiendan mejor estas situaciones complicadas.
      Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

40 − = 31