Un pensamiento sobre “La balanza del Alzheimer”

  1. La balanza se equilibra con ayuda, con información, haciendo frente y no dejando que las cosas sucedan sin reflexión.
    Mi balanza se equilibra con la ayuda de profesionales que, de sobra saturados, hacen sitio para cada familia y sus problemas.

    Si no hay cooperación, te ves solo-a.

    Angustia no saber, disminuye la capacidad de reacción. Si en la familia no hay comprensión, no hay capacidad para coordinar y aceptar responsabilidades….Te ves en un infierno.

    Me ha costado mucho llegar aquí, que mi madre, diagnosticada con Alzheimer hace poco más de un año, reciba la ayuda para mantenerse con nosotros el más tiempo posible. Asistir a las clases de estimulación cognitiva, le estimula. Hay cambios positivos en su día a día.

    Se van poco a poco pero….
    Los momentos en los que consigo conectar con ella son maravillosos, son de una gran satisfacción, simplemente cuando la escucho confiar, disfrutar, reír, bailar……

    La balanza se equilibra cuando profesionales te dejan ver cómo hacerlo mejor, qué oportunidades le puedes regalar, y te puedes regalar. Aceptar sus nuevos cuidados y ser capaz de compartir, aflojar el “yo para mí” pensar un poquito más en sus necesidades.

    Es, desde que encontré la ayuda en AFAGA, que puedo descansar. Estaba aterrorizada viendo que el entorno no reaccionaba.
    Con vuestra ayuda, no es fácil, pero ver la alegría y dignidad de otras familias al aceptar y llevar el proceso, me da fuerza.
    En cada conversación con vosotros entiendo que….puedo hacer un poquito más.

    Gracias y mil gracias….No sé qué haría sin vosotros!

    La balanza se va equilibrando con entrega.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

73 − 72 =