Fuencisla Calderón Romero escribió este precioso relato que comienza así:

‘Un nuevo día amanecía filtrando el sol por la ranura de la puerta. Mari aún dormía tranquila. Había sido una noche difícil, como otras tantas. Aún se le escapaba el por qué la noche se volvía sombra en la cabeza de Mari, el por qué la noche aumentaba la oscuridad de sus recuerdos, de sus miedos, acompañada por presencias que sólo ella podía ver’.

Pincha aquí para leer el relato

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

26 − 23 =